lunes, 28 de abril de 2008

La Ontología del Tractatus: La teoría figurativa del significado

Según Wittgenstein, una proposición es una figura (o una representación) de una parcela de la realidad. Más específicamente, una proposición es una figura de una situación real o hipotética. Así, comprender una proposición es conocer la situación o el estado de cosas que representa. Ser una figura de una situación es lo mismo que describirla o ser modelo de ella. Por consiguiente, quien entiende lo que dice una proposición sabe qué hecho describe esta proposición, en el caso de ser verdadera, pues su sentido consiste en la situación o estado de cosas que la proposición dibuja o de la que es figura.

La teoría figurativa del sentido no sólo proporciona una imagen de la naturaleza de las proposiciones, sino que también explica cómo es que una proposición es una figura de la realidad (lo cual es más importante todavía). La explicación de Wittgenstein descansa en dos premisas: Primero, que una proposición es algo articulado lógicamente, no un conglomerado de palabras sin ton ni son. De esta manera Wittgenstein hace una analogía entre proposiciones y piezas musicales (una sinfonía por ejemplo). En estas últimas tampoco se da una mezcla de notas sin ton ni son; Segundo, que junto a su carácter de signo articulado, la proposición debe compartir con la situación que describa una misma estructura, a la cual Wittgenstein denomina forma lógica.

Debe haber algo idéntico en una figura y en lo que representa, a fin de que la una pueda ser una figura de lo otro. (2.16)

Lo que cualquier figura, o cualquier forma, debe tener en común con la realidad, a fin de poder representarla -correcta o incorrectamente- de algún modo, es la forma lógica, es decir, la forma de la realidad. (2.18)

De esta manera se dan dos correlaciones entre figura o proposición y situación descrita, o dicho de otro modo, desglosa la forma lógica en dos partes: Por un lado, la de los elementos de la proposición con cosas de la realidad; y por otro, la de las relaciones entre elementos de la proposición con relaciones entre las cosas de la situación representada. De esto se deriva que la relación existente entre los elementos de la proposición y los elementos de la realidad es isomorfa. Esto quiere decir dos cosas:

a) Que a cada elemento de la proposición debe corresponderle un elemento de la realidad, y últimamente uno. Es decir, la relación ha de ser biyectiva.

b) Que siempre que los elementos de una proposición guarden entre sí alguna relación, sus imágenes (es decir, los correspondientes elementos de la realidad) deben guardar entre sí la relación correspondiente.


No hay comentarios: