viernes, 29 de junio de 2007

Los japoneses, esos grandes desconocidos

Fueron las mascotas perdidas de una raza extraterrestre avanzada. Creados genéticamente con ese fin, fueron en otro planeta lejano lo que aquí para nosotros son los perros, o mejor, los hamsters: un ser vivo inferior, indefenso, pero al abrigo de cualquier deslealtad.



Todo comenzó cuando las empresas de biotecnología ofertaron el producto como la nueva revolución que dejaría obsoleta la generación de mascotas robóticas. Su precio al principio fue astronómico, sólo al alcance de los bolsillos más pudientes. Su uso, principalmente doméstico, estaba dirigido a los más pequeños del hogar.



Como las ventas no generaban muchos beneficios, se dio un paso más en la estrategia de venta de esos pequeños animalillos. Así, se produjo una cierta degradación al venderse como un producto de entretenimiento, esto es, con todos sus accesorios: botes de conserva caducados, zapatillas de suela con clavos, geles de ducha hechos a base de ratas y buitres en descomposición, marcapasos que se paran si se baja de las 80 pulsaciones por minuto y en general todo objeto considerado bajo la biblia del perfecto hijo de puta. Puesto que su edad media de vida era muy reducida, por aquel entonces se vendían como churros.



Pero las vacas flacas llegaron y empezaron a ofertarse en packs de 2x1. Después fueron parte de regalos de campañas promocionales de bebidas alcohólicas, cuyos usuarios eran los únicos que se mantenían fieles al producto. Fueron usados en simulacros bélicos por el ejército, pero fueron ampliamente superados por los Robots. En pleno declive comercial, se usaron como reclamo barato por empresas dentríficas para pastas de dientes que no superaron los pertinentes controles sanitarios y por bancos para aperturas de fondos a plazo fijo con un interés fiscal para el cliente negativo. Todo esto, a parte de suponer la muerte del producto desde el punto de vista comercial, provocó epidemias y crisis financieras entre la población. Pero desde nuestro punto de vista implicó la llegada de esos entrañables seres a nuestro planeta.



Desde la puesta en circulación de esos entrañables seres hasta su llegada a nuestro planeta pasaron muchos años, en los cuales, perfeccionaron su sistema inmunológico y su resistencia a todo tipo de torturas. Empezaron a ser considerados como un peligro para la integridad planetaria. Este hecho hizo que las autoridades gubernamentales decidieran resolver la situación mandándolos en una nave con poco combustible al espacio exterior, creyendo así que perecerían. Pero se equivocaron. Sobrevivieron y lograron llegar a la Tierra, aunque el cómo lo consiguieron aún es objeto de diversas especulaciones mitológicas que no vienen al caso.



Sucedió hace 5000 años, justo cuando Dios creó el mundo según los creacionistas. Ahora se dedican a hacer cosas como éstas, prueba del legado de torturas, crueldades y estupideces varias a las que fueron sometidos.


jueves, 28 de junio de 2007

La liga más interesante de los últimos años (Parte 3)

Aún con todo, el nivel de esta liga pasada no se muestra ni por lo competido del desenlace final por arriba ni por abajo. En mi opinión, el nivel de esta liga se nos muestra por el nivel de los equipos de la "clase media" de la clasificación. Equipos como Zaragoza, Atlético de Madrid, Villarreal, y quizás en otro nivel Recreativo de Huelva, Racing de Santander, Osasuna, Espanyol, Deportivo de la Coruña y Getafe, nos enseñan que ganar los tres puntos cada jornada es harto complicado cuando en el campeonato hay equipos como estos.

La liga inglesa tendrá los mejores equipos del mundo, pero ello no convierte al campeonato en el mejor del mundo. Del mismo modo, que el Inter de Milán y el Olympique de Lyon se proclamasen ganadores de sus respectivos campeonatos varias jornadas antes de la conclusión de los mismos, sólo habla de lo grandes equipos que son, pero nada en absoluto del nivel de sus respectivas competiciones.

Se habla de la debacle de los equipos españoles en la liga de campeones; que el Valencia que es el único español que ha llegado a los cuartos de final en esa competición, sólo ha podido ser cuarto en el torneo de la regularidad doméstico; que el Madrid ha ganado esta liga... Pero debería también hablarse que Espanyol y Sevilla han copado la final de la copa de la UEFA; que Osasuna y Celta de Vigo -un descendido a segunda división- llegaron en esa misma competición a las semifinales y a los cuartos de final respectivamente.

Así que la liga española no tendrá los mejores equipos del continente, como quizá en pasadas temporadas. Pero eso no es óbice para reconocer al César lo que es del César.

La liga más interesante de los últimos años (Parte 2)

En la parte baja de la clasificación, la disputa ha sido igualmente agónica que con el título de liga, al menos, con la excepción del Nástic de Tarragona. Real Sociedad, Celta de Vigo, Betis y Athletic de Bilbao han estado peleándose por evitar el descenso hasta el final. Y eso sin contar con equipos que a mitad de temporada no tenían tan clara su salvación como han podido ser el Mallorca o el Levante.

Con el Nástic descendido varias jornadas antes, la última fecha del calendario liguero se presentaba apasionante. Finalmente bajaron Celta de Vigo y Real Sociedad, pero la emoción estuvo presente hasta el último minuto del último partido del campeonato.

Lo del Celta de Vigo es gafe. Cada vez que se clasifican para Europa después de completar una temporada magistral, al año siguiente, ya sea por lo apretado del calendario, por la escasez de efectivos en la plantilla o por una mala planificación, acaban descendiendo. Les pasó en la temporada 2003/2004 cuando jugaron la liga de campeones y les ha vuelto a pasar este año. Es una pena, porque es de los pocos equipos que apuestan por un tipo de juego vistoso de cara al espectador. Pero los resultados son los resultados y de nada sirve jugar un juego bonito si cada vez que el equipo rival llega a tu área tu defensa tiembla como un flan. La llegada de Hristo Stoichkov, en sustitución de un quemado Fernando Vázquez, y pese a pretender ser un remedio -todos conocemos el carácter que tenía el búlgaro cuando era jugador-, no hizo sino agravar la situación de un equipo roto, sin cohesión, apático y totalmente desmoralizado.

Esta temporada, la Real Sociedad ha confirmado los malos augurios que se venían vaticinando. Tras un paupérrimo inicio liguero, y la destitución de Jose Mari Bakero como entrenador, la llegada de Lotina y de Savio Bortolini en el mercado invernal fueron un bálsamo para el equipo, aunque de poco sirvió para lograr el objetivo de la permanencia. El caso de la Real Sociedad es el ejemplo perfecto de una desastrosa gestión tanto deportiva como económica e institucional. No sólo se va a segunda división uno de los estandartes del fútbol español sino que también es el síntoma que aqueja al fútbol vasco en general. Pero vayamos por partes. Tras 40 años en la élite, el club txuri urdin desciende a la categoría de plata. A toro pasado todos somos sabios, pero la situación de la Real, valga la licencia, se veía venir. Tras la temporada 2002/2003, en la que optaron a conseguir el título de liga, la gestión en todos los sentidos ha sido nefasta. En lo deportivo, el éxodo de jugadores como Xavi Alonso, Karpin, Nihat o De Pedro no fue contrarrestado con una acertada política de fichajes. En lo económico, la venta de algunos de esos jugadores no se tradujo en bonanza económica. En lo institucional, el caos ha sido la norma tras la retirada por la puerta de atrás del presidente Luis Uranga en 2001. Con todos estos ingredientes se ha cocinado finalmente la catástrofe. Respecto al asunto del estado del fútbol vasco... podrían decirse muchas cosas, pero a modo de apunte sintomático, decir que parece que si el tradicional centro futbolístico de los últimos veinte años se ubicaba en tierras norteñas, parece que cada vez más ese eje se empieza a desplazar hacia el sur... el año que viene sólo habrá dos equipos vascos en Primera: Athletic y Osasuna. Pero volviendo al asunto del equipo donostiarra, me temo que mucho tienen que cambiar las cosas para que lo veamos en los próximos años retornando a primera. Lástima, porque en este caso, es un equipo que me cae bien.

Betis y Athletic de Bilbao han jugado con fuego hasta el último momento. Y ya se sabe, quien juega con fuego, se acaba quemando... Que sirva como aviso para navegantes, por aquello de evitar futuras travesías por el desierto, que en el caso de los del Nervión, sería hablar de un hito histórico.

miércoles, 27 de junio de 2007

La liga más interesante de los últimos años (Parte 1)

Y quien diga lo contrario es un aburrido o un apestado. Porque la verdad es que habrá quien diga que el nivel de esta liga 06/07 ha sido bajo. Que los equipos de arriba -Madrid, Barcelona, Valencia- no han rendido como se esperaba. Y si bien eso es cierto, no es sin embargo buen criterio para enjuiciar el nivel global de la competición. Vayamos por partes.

La disputa por el título de liga ha sido la más emocionante desde aquellas que el Barcelona arrebató al Madrid en los célebres desenlaces ligueros en Tenerife de las temporadas 92/93 y 93/94. Pero es que este año hasta la última jornada tres equipos optaban al título -Sevilla, Barcelona y Madrid-. Y el Valencia a falta de cinco jornadas tenía sus opciones -no hay que olvidar que las lesiones le han tratado mal y que ha sido el único equipo español en pasar de los octavos de final de la Champions League-. Si bien es cierto que durante muchas jornadas el nivel de competitividad se tradujo en ocasiones desaprovechadas para que alguno de los tres equipos se desengancharan de sus rivales, especialmente el Barcelona y el Sevilla, eso no es óbice para admitir que una lucha así va a ser difícil que vuelva a repetirse en un futuro próximo.

En este sentido, el equipo que partía en clara inferioridad, tanto económica como histórica, era el Sevilla. Por ello quizá sea, por así decir, el vencedor moral de la competición. Juande Ramos ha sido capaz de gestionar sabiamente una plantilla confeccionada de forma magnífica por la dirección deportiva, para hacerla estar viva hasta el final en las tres competiciones de largo recorrido en las que participaba -Liga, Copa del Rey y Copa de la UEFA-. Su bagaje se ha saldado con la obtención de su segunda copa de la UEFA -de forma consecutiva- con la copa del rey y con un meritorio tercer puesto liguero. No esta mal para un equipo que hace apenas cinco años estaba en segunda. Chaupeau y a seguir por esa senda. Como punto a mejorar están las soberbias y prepotentes manifestaciones del presidente José María del Nido, más propias de un chulo o un mafioso (...) que del presidente de un club que pretende ser grande -en ese sentido debería tomar nota de Ángel Torres-, haciendo un flaco favor a la imagen de humildad que se proyectaba desde la gestión deportiva del club, y probablemente desestabilizando al vestuario. Habrá quien diga que en sus comparecencias públicas hablaba para la afición. No lo discuto. Pero un poco de prudencia nunca viene mal.

El fiasco mayúsculo de la temporada ha sido para el Barça. Comenzar una temporada aspirando a todos los títulos posibles y acabarla con la obtención de la supercopa de España y la copa de Cataluña es un balance pésimo. Y más cuando en tu plantilla cuentas con cracks como Ronaldinho, Messi, Eto'o, Deco o Puyol. Tres factores han confluido para que esta situación se haya dado. Por un lado tenemos una presidencia y una junta directiva que daba por hecho antes de comenzar la temporada la consecución de todos los títulos. Por otro lado tenemos a un entrenador, Frank Rijkaard, que no ha sabido manejar un vestuario que se le ha acabado por irse de las manos, y que ha hecho cambios tácticos en el esquema de juego en los momentos de la temporada menos recomendables para hacerlo. Por último, y asociado al segundo factor, tenemos la lucha de egos de los cracks barcelonistas sumada a los constantes rumores de la marcha del club de ora Ronaldinho ora Eto'o ora Deco ora etc. A decir verdad, parece que el Barcelona ha sido aquejado de esa fiebre de "galactización" y endiosamiento que padeció su eterno rival durante tantos años en la época de Florentino. Al menos, aún están a tiempo de cambiar, pues en estos casos, como en la oncología, un tratamiento a tiempo es la vida. Y la vida en el fútbol son títulos.

La gran sorpresa del año, bueno qué digo sorpresa, intervención divina ha sido la del Madrid. Cuando a principios de temporada Calderón prometió a sus aficionados que la contratación de Capello garantizaría títulos, nadie cuatro meses después hubiera puesto la mano en el fuego por que esa promesa se cumpliría. Bueno, nadie nadie tampoco. Siempre hay algún entrañable desaprensivo en esto del mundo del fútbol. Si uno echa un vistazo al once "de gala" de los merengues esta temporada, verá jugadores correctos como Diarra, Beckham o Sergio Ramos, viejas glorias como Emerson, Cannavaro, Raúl o Van Nistelroy (aunque en este caso de vieja gloria, a posteriori, nada de nada) y al mejor portero del mundo. Si el mejor jugador de un plantel es el portero, ese equipo no puede aspirar a gran cosa, al menos en manos de un entrenador normal. Pero aquí es donde llegamos al secreto que le ha dado el triunfo al equipo de Concha Espina: Fabio Capello. El entrenador italiano ha sabido establecer una férrea disciplina en el vestuario blanco, disciplina de la que adoleció en la época de los galácticos. Con ella ha conseguido que todos los jugadores luchen por un objetivo único, más allá de toda pretensión individual, que no ha sido otro sino la consecución del título de liga. Puede decirse que los métodos ultradefensivos con los que Capello ha planteado la mayor parte de los partidos de la temporada han podido ser aburridos y anti-estéticos. Sin embargo, en una liga que la ha ganado el que menos irregular se ha mostrado, a posteriori, esos métodos se han revelado como los más efectivos. Ahora que la continuidad del técnico transalpino está puesta en entredicho con la más que posible llegada de Schuster, es hora de que Mijatovic y Calderón recapaciten cuál es la jugada correcta en esta situación.

domingo, 17 de junio de 2007

Otra vez el maldito canon

Todos tenemos un némesis en nuestras vidas. Alguien que te recuerda que tu miserable existencia aún tiene sentido. Que el patetismo cósmico tiene una razón de ser. Que el odio no es sólo otra estúpida palabra que tiene otro significado leída al revés. Lo cual sólo constata tres cosas: Que efectivamente tu existencia es miserable para hacerla girar alrededor de otra persona, que existe un absurdo en tu sistema conceptual debido a la confusión entre estética y ontología y que te aburres mucho. Si no no estarías perdiendo el tiempo aquí. Lo malgastarías en otra parte.

El némesis de Rob Paravonian es Johann Pachelbel y su canon. O más bien su canon sólamente. No lo sé. Con el mío tengo suficiente.

sábado, 9 de junio de 2007

Foucault vs Chomsky

Hace 35 años, dos pensadores maduros de la escena contemporánea discutían la realidad de entonces, no muy distinta de la actual. Eran el lingüista norteamericano Noam Chomsky y el filósofo francés Michel Foucault. Ambos protagonizaron uno de los debates de mayor repercusión en las últimas décadas que aún es hoy desmenuzado hasta en su estructura sintáctica por académicos y activistas. Fue en Holanda, el 8 de octubre de 1971, organizado por la cadena de televisión holandesa NOS y moderado por el filósofo Fons Elders.

Hubo disensos, fricciones pero también acuerdos. La primera cuestión que rondaba la mesa era si la naturaleza humana era innata o producto de factores externos. Chomsky sostenía que "este conocimiento instintivo, que permite obtener un conocimiento complejo e intrincado a partir de información muy fragmentaria, es un constituyente fundamental de la naturaleza humana". En cambio, el autor de Vigilar y castigar argumentó: "No fue mediante el estudio de la naturaleza humana que los lingüistas descubrieron las leyes de la mutación consonántica, ni Freud los principios de interpretación de los sueños, ni los antropólogos culturales la estructura de los mitos. Creo que en la historia del conocimiento el concepto de naturaleza humana cumplió el rol de un indicador epistemológico para designar ciertos discursos vinculados o contrapuestos a la teología, la biología o la historia."

El debate se reprodujo y aún hoy retumba y "molesta". El filósofo italiano Paolo Virno dictó una conferencia en Buenos Aires sobre este tema y escribió al respecto en su libro Cuando el verbo se hace carne. Concluye que ninguno acierta con el punto que la situación requiere: "Chomsky es un naturalista que no comprende la historia de la política; mientras que Foucault comprende la historia de la política pero no tiene ninguna relación con los aspectos de nuestra especie que son invariantes."

La otra parte de la conferencia se refiere al enfrentamiento entre justicia y poder. Allí Foucault planteó su desconfianza respecto de la democracia vigente: "Me parece evidente que estamos viviendo bajo un régimen de dictaduras de clase, de un poder de clase que se impone a través de la violencia, incluso cuando los instrumentos de esta violencia son institucionales y constitucionales; y a ese nivel, hablar de democracia carece de sentido por completo." Ante una pregunta del público en relación a la descentralización del poder, Chomsky dijo: "No cabe duda de que un sistema de poder descentralizado y de asociación libre enfrentará el problema de la desigualdad. (...) Creo que se puede confiar más en la posibilidad de progreso sobre la base de esos instintos humanos que sobre la base de las instituciones de un poder centralizado, que casi de manera inevitable actuará en beneficio de sus grupos más poderosos."

Aquí un extracto del debate, en el que Chomsky define qué entiende por anarco-sindicalismo, y Foucault pasa a hablar de las relaciones de poder que configuran distintas instituciones, que en principio, deberían ser ajenas a él.


viernes, 1 de junio de 2007

Números de tres cifras

Haz el siguiente truco de "magia" y dejarás a todos perplejos. Aunque te recomiendo que los dejes perplejos una sola vez.

Piensa en un número de tres cifras que no empiece (obviamente) ni termine por 0, y que no sea palíndromo (capicúa). Sigue las instrucciones:

1- Halla su inverso (invierte el orden de sus cifras). Ejemplo: abc --> cba

2- De los dos números de tres cifras que tienes, el que pensaste primeramente y su inverso, resta el que sea menor al que sea mayor.

3- Halla el inverso del resultado del paso 2.

4- Suma los resultados del paso 2 y 3.

Pregunta: ¿Es un número de 4 cifras?

Respuestas:
  1. Sí: es el 1089
  2. No: es el 198