sábado, 6 de octubre de 2007

Mis 15 personajes preferidos de películas

Esta idea ha surgido de la mente de Gabi, de Reflexiones Oscuras. Hace tiempo también colaboramos en una cosa similar. En cuanto me la ha comunicado me ha parecido una excelente propuesta. Al menos en su aspecto comparativo entre su selección y la mía, porque en realidad...

...No soy muy partidario de este tipo de listas. Normalmente no tienes en cuenta todas las posibilidades y, por ello, te sueles dejar cosas en el tintero. Además son arbitrarias pues la única lista que tiene sentido es la que hagas justo antes de morir. Sin embargo, están bien en la medida en la que suelen servir como breve bosquejo de lo que perdura en tu memoria, es decir, como ejercicio recopilatorio. Es en este sentido, y no en otro, en el que esta lista cobra significado. Así que valoradla sólamente desde este prisma; jamás como algo definitivo.

El resultado es éste:


15. Guillermo de Baskerville (El Nombre de La Rosa)


Guíado por una lógica implacable e inconmovible en su búsqueda de la verdad, Sean Connery consigue en la película materializar a la perfección el personaje creado por Umberto Eco. Monje, detective, empirista, teólogo, semiólogo... Guillermo de Baskerville reúne cualidades de ayer y hoy, dando como fruto un personaje intemporal.


14. Elías (Platoon)


Jefe de pelotón comprensivo y drogadicto. Representa el absurdo de la guerra, entendida ésta como un asunto patriótico y no civil. Su personalidad carismática, pero a la vez débil y dubitativa, le dota de cierto magnetismo. No cree en la guerra y mantiene una actitud huidiza respecto a ella. Su idealismo y fuerte sentido de la responsabilidad, en cambio, le harán mantenerse firme en su puesto. Willem Dafoe entendió perfectamente todas estas premisas y nos regaló una de las mejores escenas de la historia del cine.


13. El Nota (El Gran Lebowski)


Sí. Lo tenía que poner. Perdónenme todos los cinéfilos y entendidos varios pero, joder, este personaje es la ostia. El prototipo de mangarrán que tiene un golpe de suerte y la caga. En cierto sentido, todos somos El Nota (Jeff Bridges) en la medida en la que desaprovechamos las oportunidades que nos salen al paso. Todos llevamos a El Nota en algún momento de nuestra historia personal.


12. Max Cady (El Cabo Del Miedo)


Robert de Niro interpreta un personaje corroído por la ira y guiado por un objetivo último que no responde sino al móvil de la venganza. Aunque sea a cualquier precio. A pesar de que ello implique una transformación personal que dote de carencia de sentido al fin ulterior. Metáfora del demonio interno que todos llevamos dentro. Nos guste o no.


11. D-Fense (Un Día De Furia)


El nihilismo es la actitud vital por la cual nada tiene valor ni sentido. La sociedad occidental actual puede ser un reflejo de ello. Bien, si esto es así, el papel interpretado por Michael Douglass es un reflejo de ese reflejo, valga la redundancia. Si a esto le sumamos ciertas dosis de locura, tenemos un cocktail explosivo, en el que a medida que el minutaje del film avanza, la mezcla cada vez está más agitada.


10. Philip Marlowe (El Sueño Eterno)


Paradigma del detective sucio, arrogante e indiferente al mundo exterior. El personaje creado por Raymond Chandler es uno de los baluartes del genero negro o noir. Humphrey Bogart, como siempre, genial.


9. Frank Drebin (Agárralo Como Puedas)


Frank Drebin (Leslie Nielsen) es a los detectives del cine de suspense lo que Don Quijote a los héroes de las novelas de caballerías del siglo XVI. Imprevisible y ridículo en proporciones ambas bíblicas, consigue que todo le salga bien sin imprimir una sola gota de ingenio o brillantez en sus acciones. Y por supuesto, sus películas son desternillantes. A fin de cuentas, eso es lo importante.


8. Keyser Soze (Sospechosos Habituales)


El personaje interpretado por Kevin Spacey es una pequeña muestra de maquiavelismo extrapolado fuera del mundo de la política. Es la historia de un personaje que consigue engañar a todo su entorno acerca de su verdadera identidad. El mayor truco que hizo el diablo fue convencer al mundo de que no existía, y así desapareció.


7. Randle McMurphy (Alguien Voló Sobre El Nido Del Cuco)


El papel encarnado por Jack Nicholson es uno de los que merecen estar en la memoria colectiva. Excéntrico, irreflexivo y antiautoritario, Randle McMurphy es símbolo de todas las propiedades de lo políticamente incorrecto, que lucha y trata de zafarse de un orden pre-establecido arbitrario. Pero sobre todo, nos enseña la delgada línea que separa la cordura de la locura, enseñándonos, cual libro Foucoltiano, que ésta puede estar condicionada más de lo que pensamos por un poder que flota y reina en todos los ámbitos de nuestra vida.


6. Tyler Durden (El Club De La Lucha)


La sociedad occidental ha construido sobre si misma un tremendo y descomunal engendro tecnológico, cuya forma es el materialismo, con el que se pretende diluir las inquietudes existenciales de los individuos. En este contexto, el personaje de Tyler Durdenn (Brad Pitt) es la antítesis del papel encarnado por Edward Norton, simbolizando todo aquello que nos gustaría ser, y que la educación y las costumbres imperantes en Occidente no hacen sino ocultar. Representa todo ello por medio de una actitud nihilista con todo, pues sólo cuando hemos dejado de otorgar a valor a todo, somos libres para elegir. Así pues, Durden se erige sobre Norton como una especie de profeta o guía espiritual cuyo mensaje, salvando ciertas distancias, se asemeja al de un Zaratustra en los tiempos de hoy.


5. Alex (La Naranja Mecánica)


Lujurioso, inmoral y adolescente. Así es Alex (Malcolm McDowell), un ser que aún no ha asimilado las normas y reglas de la sociedad, y que se verá recompensado por ésta por un tratamiento que le hará "comprenderlas" a la fuerza. Un personaje que nos habla acerca de la libertad de elección, de la educación como medio para obtener individuos deseables de cara a la sociedad y de los mecanismos de los estados pseudo-democráticos para que prevalezca el orden.


4. Kane (Ciudadano Kane)


¿Quíen es Charles Foster Kane? En esto podría resumirse el sentido de ésta película. Un personaje caleidoscópico, como caleidoscópica es la visión que tienen de él las personas con las que trató. Un puzzle, a fin de cuentas, sin solución de continuidad, con el que Orson Welles se valió para realizar una de las mayores obras cinematográficas de todos los tiempos.


3. Michael Corleone (El Padrino)


La transformación del personaje interpretado por Al Pacino en esta película es comparable al paso de la visión que se tiene cuando el mundo se percibe de una manera a cuando se percibe de otra. Es la toma de consciencia ante la realidad ineludible con la que a uno le toca dirimir. Es decir, a pesar de que la realidad sea una y la misma, es el individuo el que la encara de maneras diferentes, en función de una determinada visión del mundo como un todo. Con ello, en Michael Corleone vemos el paso de la visión ingenua del mundo de la Mafia a una visión cruda y realista del mismo fenómeno.


2. William Munny (Sin Perdón)


Cruel y sangriento bandido reconvertido en hombre de familia, el personaje interpretado por Clint Eastwood representa que el cambio moral es posible en las personas, aún a pesar de que éstas tengan un óscuro pasado. Pero, si éste giro moral es posible, también es posible entonces regresar al pasado para volver a ser quien se era. Sin Perdón puso la sentencia de muerte (no definitiva) al Western, trastocando las premisas estructurales del género. Una vuelta de tuerca de la que William Munny es el centro giratorio de todo el mecanismo.


1. Coronel Kurtz (Apocalypse Now)


Desconcertante, misterioso y enigmático, el personaje de Kurtz, interpretado por un soberbio Marlon Brando, merece, según mi opinión, el primer puesto en la lista. Todo ejercicio hermenéutico se revela como un acto de futilidad ante la arrebatadora complejidad del personaje. Quizá en otra ocasión. Ahora no me veo con fuerzas.

No hay comentarios: