martes, 2 de octubre de 2007

El caso de Emma Eckstein

El psicoanálisis freudiano, esa herramienta terapéutica para la erradicación de la neurosis en los pacientes, está inserta en esa delgada línea que separa la ciencia de la pseudo-ciencia. Mucho se ha escrito sobre este tema vertiendo los más diversos argumentos en favor y en contra de que esta actividad pueda ser considerada científica. Quizá otro día hable sobre lo que opinan algunos pensadores acerca del tema. Pero hoy no dedicaré mi tiempo a esa finalidad. Es decir, no me voy a meter a especular sobre los problemas intrínsecos y conceptuales que encierra el concepto de psicoanálisis. Tan sólo voy a mostrar la aplicación de esta técnica en una paciente en concreto. Hoy os voy a hablar del caso de Emma Eckstein.


Emma Eckstein (1865-1924) provenía de una familia de tradicional ideología socialista y, en general, progresista. Su educación le había inculcado una fuerte toma de conciencia en valores como la igualdad y la conciencia, y de ese modo, tomó parte activa en todas las actividades de los incipientes movimientos feministas de finales del siglo XIX.

A los 27 años decidió acudir a Freud para tratar síntomas que incluían dolencias de estómago y un malestar leve relacionado con su menstruación. Freud diagnosticó un trauma psicológico originado supuestamente en un abuso sexual durante su infancia. Le diagnosticó también reflejo de neurosis nasal, una condición popularizada por su colaborador Wilhem Fliess, que postulaba una conexión entre los genitales y la nariz. Fliess había estado tratando el reflejo de neurosis nasal en sus pacientes utilizando cocaína como anestésico local, observando que sus pacientes tras el tratamiento se encontraban menos deprimidos. Fliess conjeturó que si la cauterización era útil temporalmente, la cirugía rendiría resultados permanentes. Comenzó entonces a experimentar con un método de intervención quirúrgico para suprimir "ciertos nervios sexuales en la nariz" de los pacientes diagnosticados con el trastorno, incluyendo a Emma Eckstein.

La cirugía de Eckstein fue un desastre. Sufrió de infecciones terribles y de hemorragias. Freud llamó a un especialista para que removiera restos de las gasas que Fleiss no había quitado durante la intervención. Las fosas nasales de Eckstein quedaron tan dañadas que quedaron permanentemente deformadas. Freud atribuyó inicialmente este daño a la cirugía. Pero más adelante, como tentativa de resguardar el prestigio de su amigo y confidente, Freud sostuvo que las lesiones y la hemorragia tenían su origen en la histeria. Aseguró que su cara había quedado desfigurada por las fantasías masturbatorias que Emma sentía por él.

Esa fue la explicación de Freud ante lo sucedido. Nótese en los mecanismos "explicativos" del psicoanálisis, casi omnicompresivos. Dios bendiga el psicoanálisis.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta entrada directamente cortada y pegada de la wikipedia, completamente infiel a la historia y con un sesgo ideológico demasiado evidente y simplón para ser tomado en serio, no puede ser utilizada como argumento para dirimir la cuestión del carácter epistemológico del psicoanálisis. Si tan interesado estás en la ciencia creo que podráss reconocer que el tuyo está muy lejos de ser un argumento científico. Además añadiré entender el psicoaálisis como una disciplina que se pretende a sí misma ciencia es no haber entendido nada, el psicoanalisis es una teoría de la subjetividad humana, es pura filosofía

Anónimo dijo...

Sinonimus said: Esto de los psicolocos no es de ahora osea antes y ahora cree mucho en ellos y cuantos experimentos han hecho con los projimos. Yo pienso que el mejor medico es uno mismo!

Claudio J. Chiabai dijo...

Anonimo dijo : "el psicoanalisis es una teoría de la subjetividad humana, es pura filosofía"

Equivocado. El mismísimo creador del psicoanálisis siempre lo considero una ciencia.

Texto de 1923 escrito como entrada de una enciclopedia. "Psicoanálisis y teoría de la libido" Dice en el 3 punto: "Una serie de conocimientos psicológicos así adquiridos, que van constituyendo paulatinamente una nueva disciplina científica" (Texto CXXXI de la edición de Ballesteros - pag 2261)

En el apartado 29 del mismo texto dice desde su titulo : "Carácter del psicoanálisis como ciencia empírica - El psicoanálisis no es un sistema como los filosóficos .... " (pag 2673) Remarco aquí que Freud así bien la separación con la filosofía. Y no es un texto de un Freud temprano, si no de un Freud de un psicoanálisis ya consolidado.

En "Las Resistencias contra el psicoanálisis " [1924-1925] dice "¿que puede decir, pues el filosofo ante una ciencia como el psicoanálisis ... " (pag 2083
de Ballesteros)

En su Autobiografía dice "yo siempre he sentido una gran injusticia que la gente rehuse considerar al psicoanálisis como cualquiera otra ciencia". (pag
2791 - Ballesteros) con respecto a la incompletud del psicoanálisis y aclara que las otras ciencias también pasaron por estadios iguales.