martes, 11 de septiembre de 2007

Cynic - Focus (1993)



1. Veil Of Maya (5:21)
2. Celestial Voyage (3:37)
3. The Eagle Nature (3:28)
4. Sentiment (4:24)
5. I'm But A Wave To... (5:28)
6. Uroboric Forms (3:30)
7. Textures (4:40)
8. How Could I (5:28)

Suele ser bastante raro la existencia de bandas con un solo album editado. Normalmente la mayoría de grupos no llegan a editar algo con categoría de "disco", y los que lo consiguen generalmente suelen seguir editando nuevas placas. Más raro es, aún, editar un único disco, disolver el grupo poco tiempo después, y hacer una gira de reunificación catorce años más tarde, y que la prensa especializada se haga eco del asunto, de forma que los viejos seguidores se enteren y vayan a los conciertos. Este es el caso de Cynic, una banda con un único disco en su haber, Focus, editado en 1993, y que en la actualidad lo están volviendo a presentar en vivo.

A pesar de que tenían varias demos editadas antes de la publicación de su primer disco, hablar de Cynic es hablar de Focus. En sus apenas 36 minutos de música sentaron las bases para lo que hoy podemos denominar death metal progresivo. Además, la inclusión de elementos orientales, más típicos de la new age que del metal, o digresiones jazzeras en sus composiciones, les dieron ese aura de grupo de culto difícilmente clasificable.

Veil Of Maya es la encargada de abir la placa. Se trata de una canción en la que ya se sientan las bases de lo que es su propuesta musical: guitarras a medio camino entre el death, el thrash y el death melódico, una batería compleja, cargada de vericuetos rítmicos asincopados, un bajo con un poderoso groove, la delicada voz de Paul Masvidal pasada por el vocoder en alternancia con la rasgada voz de Tony Teegarden y unos teclados de clara influencia oriental. Sin duda, es uno de los platos fuertes del disco por sus constantes subidas y bajadas. La letra de la canción hace referencia a una de las creencias del hinduísmo, por la cual la percepción del mundo tal y como lo entendemos está pasada por el filtro del velo de Maya, razón por la cual sólo percibimos las apariencias y no la "verdad" de las cosas tal y como son realmente. Schopenhauer adaptó este pensamiento a su doctrina de la voluntad, siendo en éste caso el velo de Maya la fuente de las apariencias y de la no percepción del mundo nouménico y, en el terreno moral, la fuente del sufrimiento humano. Todo esto lo reflejan Cynic en los versos: In Maya's grip illusion transforms verity, Perceiving thus a delusive world of duality.


La labor instrumental de todos los componentes es altísima durante toda la duración del disco. No en vano Paul Masvidal y Sean Reinert fueron reclutados por el malogrado Chuck Schuldiner para la grabación del cuarto disco de Death, Human. Pero sin duda el sello personal lo pone el vocalista de origen latino con sus entonaciones filtradas por el vocoder, hecho que le otorga un carácter andrógino y etéreo a sus melodías. Qué sería de bandas como Fear Factory si Paul Masvidal no hubiera abierto el camino...

Las siguientes pistas en sonar son Celestial Voyage y The Eagle Nature. La primera de ellas se trata de un medio tiempo con ciertas reminiscencias del death melódico. Realmente destacables son los solos de guitarra que hay tras los interludios orientales. La segunda en sí recuerda más al death de Florida en algunos de sus riffes. Obviamente la comparación resulta arriesgada en la medida en que las partes tranquilas inundan las distintas partes de la canción. No obstante, riffes puramente death los hay en la canción, y la mezcla de ellos con pasajes más cercanos a la espiritualidad oriental hacen de esta pieza un curioso compuesto de sonidos difícilmente reconciliables.

Sentiment es una canción que aúna percusión latina y ritmos africanos. Comienza con un bajo más propio del jazz que del metal, y se desarrolla como una rapsodia de melodías altamente efectivas y resultonas, muestra de un sincretismo cultural típicamente new age. Todo ello aderezado bajo una corteza de metal bastante técnico. A nivel letrístico se trata de una de las composiciones más positivas de todo el album con versos como The sway of greed and delusion, Inspire us to build a new world, siendo una oda a la fuerza cósmica de la existencia. Más allá del plano estrictamente filosófico que pueda sugerir la canción, y con el cual se puede o no estar de acuerdo ( en mi caso no), en mi opinión se trata de una de las mejores piezas en lo musical, si no la mejor, de todo el disco.



Y si no es la mejor, quizás lo sea I'm But A Wave To..., en la que las voces y riffes más tipicamente del death vuelven a reaparecer en lo que acaba por convertirse en una composición en la que la inspiración y la intención de fusionar estilos se dan la mano. El death melódico regresa con Uroboric Forms. La velocidad y la contundencia son la marca registrada de esta pieza, que a ratos puede hacer recordar a unos Morbid Angel cruzados con unos Dark Tranquility. Todo ello con el personal sello que consigue imprimir Cynic en sus composiciones bajo la sombra de los arreglos orientales.

Textures, representa eso, texturas. Pero más allá de esa obviedad, lo que nos presentan Paul Masvidal y sus chicos son una colección de formas y dibujos melódicos bajo las cuales realizan una digresión en base a elementos tomados del jazz, la música dodecafónica, el metal, melodías al más puro stilo Mike Oldfield, etc. Un autentica delicia para los oídos en forma de cocktail instrumental.



El punto final al disco lo coloca How Could I, una composición que es introducida por unos arreglos electrónicos y que se desenvuelve como una incipiente ola que va ganando volumen e intensidad a medida que se desarrolla ante nuestros oídos. Grandísimos solos los que hay insertados en distintas partes del minutaje y una estructura muy elaborada hacen que una vez que el reproductor marca el mensaje de stop, uno quiera volver a reproducir el CD. Todo buen disco tiene que dejar esa sensación.

Resulta un tanto lamentable que una banda de la calidad de Cynic se haya perdido en el barrizal de grupos y formaciones que han poblado el mundo del metal en los últimos quince años. Que esto le suceda a un grupo que se limita a copiar o seguir el estilo en auge en un determinado periodo es previsible y, en muchos casos, gratificante (y no quiero mentar nombres). Sin embargo, la ocurrencia de estos hechos en bandas que sí tienen algo que aportar a la escena, resulta cuanto menos desolador, al menos para el consumidor expectante de propuestas nuevas y originales.

Cynic, con Focus, se colocó a la vanguardia del mundo del metal extremo, y no tan extremo, hace ya catorce años. ¡Hablamos de hace catorce años! En fin... Quizás fueron unos adelantados para su época. Es más, tal vez lo sean también para ésta, pues apostaría una cerveza a que los integristas metaleros (también conocidos como trues) no aceptarían su propuesta.

Que conste que si no le doy el 10 es porque el disco es demasiado corto. Hay gente que dice que las grandes esencias se guardan en frascos pequeños. Bueno, no es mi caso. Podéis llamarme codicioso, pero 36 minutos de Cynic saben a poco; demasiado poco...

Me quedo con: Veil Of Maya, Sentiment, I'm But A Wave To..., Uroboric Forms, Textures
Si te gustan: Opeth, Death, King Crimson, Dark Tranquility, Continuo Renacer, Atheist, Fear Factory

Valoración: 9.8 /10

1 comentario:

AnaCess dijo...

Puf Qué discazo y que buen post.
Gracias