lunes, 3 de diciembre de 2007

Un Mundo Feliz

Antes de nada, las aclaraciones:

No me considero un sociópata; no creo que el desprecio generalizado hacia los demás sea un leivmotiv correcto. No me considero un demonio. Tampoco un amargado. Algunos dicen que puedo ser borde; yo prefiero hablar de franqueza. Y, efectivamente, en esta entrada no voy a lanzar rosas a nadie. Así que no voy a hablar directamente del libro de Aldous Huxley. Voy a hablaros de Tuenti.

Tuenti es un sitio web que pretende ser algo así como una especie de red social a gran escala. Una extensión del Messenger pero sin la simultaneidad y comunicabilidad de éste. Dicen que viene a ser el Facebook ibérico. En realidad, no es más que otro subproducto desechable de la web 2.0. Básicamente es un lugar donde la gente pone fotos donde, preferiblemente, aparezcan en compañía de sus amigos. Así estos le dicen lo guapo o guapa que sale y le recuerdan lo grandes amigos que son. De paso, le insinúan subliminalmente que él o ella debe hacer los pertinentes comentarios de rigor en sus respectivos espacios.

Tuenti se reduce a esto, pero tiene más cosas. No es por ello otro proyecto de plagio a fotolog o semejante. En Tuenti puedes conocer gente en función de gustos e intereses afines, la ciudad en la que vivas, la universidad donde estudies y los lugares de marcha que frecuentes. Pero tras esto, la mecánica es la señalada en el párrafo anterior.

Ayer recibí una invitación para formar parte de Tuenti. Iluso de mí, la acepté. Tras unos minutos navegando por la interfaz, viendo fotos y leyendo comentarios, llegué a la conclusión de que eso no está hecho para mí. Pero vayamos por partes.

Una cosa que descubrí después de registrarme y que no me gusta un pelo es el hecho de que para formar parte de Tuenti necesitas recibir una invitación por parte de alguno de sus usuarios a tu correo electrónico. Meterte en su página y resgistrarte no figura como una posibilidad. La transparencia no es una de sus características. No, en Tuenti las cosas funcionan como si de una logia masónica se tratase. Debes ser guiado en algo así como una iniciación. Véase: invitación vía correo electrónico. Vamos, que las cosas son como en Eyes Wide Shut, pero sin orgías y sin tías desnudas. ¿Lo que queda? Un baile de máscaras.

Y lo que queda es un baile de máscaras porque, o yo me he vuelto loco y mis ojos me traicionan, o la gente se pasa el puto día de fiesta. Eso cuando no están en tuenti subiendo las fotos de la última juerga o escribiendo absurdos y adocenados comentarios en las fotos de la última jarana de sus amigos en las que, por supuesto, ellos aparecen. Así las cosas, Tuenti configura un panorama en el que la fiesta y la algarabía absurda son los principales motores, aparentemente, de las vidas de sus pobres usuarios.

Y esto es lo que más me toca los huevos. Que parece que aquí todo el mundo es feliz. Como en la novela de Huxley, en Tuenti la gente hace suya la máxima renacentista del Carpe Diem. No podía ser de otro modo, claro está, prostituyéndola, como en la novela de Huxley. Pero lo peor de todo es que aquí no hay un condicionamiento conductista ni superdrogas bloqueadoras de conexiones entre neurotransmisores no deseables. No, sólo hay fotos y greguería estúpida.

Ojalá todos los usuarios de Tuenti caigan en profundas depresiones y se ubiquen lo más cerca posible del precipicio del suicidio. Yo les invitaré a un cubata y a medio cubata.



Sin acritud.

9 comentarios:

Julián dijo...

No es que sólo pueda haber lo que has dicho, la cosa es que los comentarios que le aparecen en el perfil a uno, en Tueti, no son suyos, son los que le ha escrito la gente. Esto hace que uno no tenga control sobre su propio perfil, y a la vez que se igualen un poco todos. Por tanto es una opción de flog más, bastante social si... Personálmente creo que tampoco he nacido para él, pero que puede interesar a mucha gente.

El vre a todo el mundo hablando de la fiesta es consecuencia directa de que ''todo el mundo'' (los registrados como ''amigos'' mayormente, escriben en los perfiles de ''todo el mundo''. Supongo que está para lo que está, no puede suplir a un blog de éste tipo, por ejemplo, donde estáis leyendo, ni a la simultaneidad del msn. Es diferente, sin más, sin el adjetivo de ser más estúpido que otros.

Ignatius Reilly dijo...

Que pueda interesar a mucha gente es algo que está fuera de toda duda. Que no es sustitutivo de un blog es como decir que el transporte aéreo no sustituirá al psicoanálisis. Claro, es que no tienen nada que ver. En lo referente al messenger, sólo digo que es una extensión, es decir, que son complementarios; nada más.

En cualquier caso, no veo la relación entre el hecho de que todo el mundo escriba en el perfil de todo el mundo provoque que se vea a todo el mundo de fiesta. Que sea así y no de otro modo (u otros infinitos modos) es lo que denomino Un Mundo feliz.

Eso sí, los calificativos "estúpido" y "absurdo" son apreciaciones personales, aunque sea consecuencia de mi apreciación de tuenti como un mundo feliz (lo cual puede ser discutible).

No sé si he aclarado algo.

Gaizkorn dijo...

Ignatius, has pekado de ingénuo.
Mira la parte positiva, has tenido la posibilidad de hacer much@s amiguit@s, jijiji.

Ignatius Reilly dijo...

jejejeje

Piluky dijo...

"Ojalá todos los usuarios de Tuenti caigan en profundas depresiones y se ubiquen lo más cerca posible del precipicio del suicidio."
¡Jajajaja! ¡Lo que me he reído con esta entrada!
A mí también me toca las narices la gente que vive en un permanente estado de felicidad estúpida.
Así que, ¡al segundo cubata invito yo!

Ignatius Reilly dijo...

Te tomo la palabra. XD.

Julián dijo...

Qué felices somos.

nestor dijo...

Comparto tu misantropía pero no tu deseo destructivo... porque resulta innecesario.

Los esclavos del fotolog, facebook, su blogspot, twitter, tuenti o cualquier otra comunidad de adictos al onanismo cibernético y el aplauso del vulgo son, por lo general, seres solitarios necesitados de aprecio, posiblemente a causa de un desarrollo incompleto del deseo adolescente de exaltación del yo. Personas que se mueven en un círculo de endogamia y felaciones recíprocas no pueden considerarse amigas, sino ilusos individuos incapaces de aceptar la triste verdad de que en el mundo estamos solos.

Ignatius Reilly dijo...

Julian: Touché

Nestor: Gracias por comerme la polla, entonces. Pero la próxima vez controla las nauseas, no quiero volver a limpiar la alfombra de babas.

¿Qué es eso de que en el mundo estamos solos? Coño, tampoco es eso. Pero bueno, tampoco voy a darle más vueltas al tema. Esta entrada ha sido basura.