sábado, 25 de agosto de 2007

Explotación, burbuja y crisis inminente

Algo huele a quemado en el fútbol español. En la pretemporada en la que más dinero se ha invertido en fichajes en toda la historia, con un montante que de momento asciende a 473 millones de euros, pequeñas señales de humo empiezan a otearse en un panorama presuntamente bollante. Todos los acontecimientos se han desencadenado esta semana, pero venían gestándose desde tiempo atrás.

En el verano del año pasado, Audiovisual Sport y Mediapro llegaron a un acuerdo por el cual la primera cedía a la segunda los derechos de un partido en abierto cada jornada y los derechos internacionales a cambio de 150 millones de euros. Tras la conclusión de la pasada campaña, la deuda contraída por Mediapro con Audiovisual Sport ascendía a 58 millones de euros. Sin embargo, y tras una resolución dictaminada por el consejo de ministros en virtud de la cual se imponían una serie de condiciones a Audiovisual Sport para asegurar la libre competencia en las retransmisiones de fútbol, Mediapro lanza un órdago a Audiovisual Sport y se cierra en banda a la posibilidad de pagar el importe de la deuda amparándose en dicho decreto. En las últimas horas, La Sexta, auspiciada por Mediapro, anuncia la retransmisión en abierto de tres partidos para la jornada inaugural de la liga 2007/2008, incluido el Valencia-Villarreal del domingo 25 a las 21:00 horas. Mientras, Audiovisual Sport sigue con su oferta de pago por visión, incluidos los partidos ofertados por La Sexta y el partido del domingo 25 a las 21:00 horas que enfrentará al Espanyol con el Valladolid y que retransmitirá Canal +.

Si la situación continúa así, una consecuencia clara será el beneplácito del aficionado, que recibirá más fútbol en abierto. Sin embargo, menos evidente parece ser el futuro de las arcas de los equipos de fútbol, que ven peligrar jugosos contratos firmados con las televisiones sobre los cuales han sustentado la mayor parte de la inversión realizada en fichajes y otras actividades.

La burbuja económica del mundo del fútbol, paralelamente a la inmobiliaria, puede empezar a desinflarse. Los clubes, mientras tanto, presencian el devenir de los acontecimientos a la expectativa. El aficionado, en cambio, se frota las manos.

El espectáculo, ajeno a estos avatares, sigue su curso. Hoy comienza el gran "circo" de la liga de fútbol.

No hay comentarios: