lunes, 14 de enero de 2008

There Is No Country For Javier Bardem

Esta madrugada se ha hecho público que Javier Bardem ha ganado el globo de oro al mejor actor de reparto. Ha sido en una ceremonia deslucida, en una rueda de prensa carente de todo glamour (por otra parte, como debería ser), propiciada por la huelga de guionistas en la industria Holywoodiense. Pero ha sido, a fin de cuentas, el reconocimiento, según dicen, a una fantástica actuación del que, hoy por hoy, es nuestro mejor actor. En cualquier caso, la semana pasada también se le concedió el premio al mejor actor de reparto concedido, esta vez, por la asociación de críticos de Nueva York. En esa ocasión si hubo ceremonia. Y, al menos, no fue un cúmulo de ñoñerías y sonrisas falsas como suele ser habitual. Buena culpa de ello la tuvo Bardem.



La película, No Country For Old Men, parece devolvernos a la mejor versión de los hermanos Coen tras sus últimos batacazos de crítica; véase: Crueldad Intolerable y Ladykillers. Y no sólo eso, sino que algunos ya apuntan a que nos encontramos con otra obra clave de su filmografía, a un nivel parecido al de películas como Sangre Fácil, Fargo o Muerte Entre Las Flores. Habrá que comprobarlo. Y digo habrá que porque hasta el 8 de febrero la cinta no se estrenará por estas tierras.

Se dice que la interpretación de Bardem es sencillamente escalofriante. Su papel consiste en un frío y sanguinario asesino, con una mirada demoledora (marca de la casa) y con un fino y sutil humor negro. Habrá que ver todo eso reflejado en la pantalla, pero algo me dice que el bueno de Bardem no va a defraudar. No lo voy a ocultar: creo que es el mejor actor español con diferencia.

***

La filmografía del miembro más reconocido internacionalmente de la saga de los Bardem comenzó hace 18 años, de la mano del siempre morboso Bigas Luna, con Las Edades de Lulú. Su primer gran papel llegó con Éxtasis, en la que interpretaba a un ambicioso y rebelde joven que suplanta la identidad de su amigo para robar al padre de aquel, Federico Luppi, en la película, un desconcertante director teatral, que sueña con llevar a cabo la representación perfecta de La Vida es Sueño. Sin duda, su mejor película a nivel estatal. Su primera incursión en el cine internacional fue en 2000 con Antes que Anochezca, de Julian Schnabel. En ella daba vida (en sentido literal) a Reynaldo Arenas, poeta homosexual que contribuyó a la revolución castrista en Cuba, y que más tarde las pasaría canutas en ese régimen. Otras películas más desiguales, como puedan ser Mar Adentro, Pasos de Baile, Los Fantasmas de Goya o Los Lunes Al Sol también han salido beneficiadas del trabajo del bueno de Javier.

No Country For Old Men es la primera película en Holywood del actor español, tras el breve cameo en Collateral. Y a pesar de tener otras películas ya filmadas o pendientes de filmación o extreno en tierra americana, Bardem ha aseverado por activa y por pasiva que el no quiere echar raíces en Holywood, que actuará allí donde le reclamen siempre que el guión lo justifique. Y ello implica trabajar en EE.UU., Europa o España. Depende del caso. Depende del país. Porque no hay país para Javier Bardem.

No hay comentarios: