sábado, 9 de junio de 2007

Foucault vs Chomsky

Hace 35 años, dos pensadores maduros de la escena contemporánea discutían la realidad de entonces, no muy distinta de la actual. Eran el lingüista norteamericano Noam Chomsky y el filósofo francés Michel Foucault. Ambos protagonizaron uno de los debates de mayor repercusión en las últimas décadas que aún es hoy desmenuzado hasta en su estructura sintáctica por académicos y activistas. Fue en Holanda, el 8 de octubre de 1971, organizado por la cadena de televisión holandesa NOS y moderado por el filósofo Fons Elders.

Hubo disensos, fricciones pero también acuerdos. La primera cuestión que rondaba la mesa era si la naturaleza humana era innata o producto de factores externos. Chomsky sostenía que "este conocimiento instintivo, que permite obtener un conocimiento complejo e intrincado a partir de información muy fragmentaria, es un constituyente fundamental de la naturaleza humana". En cambio, el autor de Vigilar y castigar argumentó: "No fue mediante el estudio de la naturaleza humana que los lingüistas descubrieron las leyes de la mutación consonántica, ni Freud los principios de interpretación de los sueños, ni los antropólogos culturales la estructura de los mitos. Creo que en la historia del conocimiento el concepto de naturaleza humana cumplió el rol de un indicador epistemológico para designar ciertos discursos vinculados o contrapuestos a la teología, la biología o la historia."

El debate se reprodujo y aún hoy retumba y "molesta". El filósofo italiano Paolo Virno dictó una conferencia en Buenos Aires sobre este tema y escribió al respecto en su libro Cuando el verbo se hace carne. Concluye que ninguno acierta con el punto que la situación requiere: "Chomsky es un naturalista que no comprende la historia de la política; mientras que Foucault comprende la historia de la política pero no tiene ninguna relación con los aspectos de nuestra especie que son invariantes."

La otra parte de la conferencia se refiere al enfrentamiento entre justicia y poder. Allí Foucault planteó su desconfianza respecto de la democracia vigente: "Me parece evidente que estamos viviendo bajo un régimen de dictaduras de clase, de un poder de clase que se impone a través de la violencia, incluso cuando los instrumentos de esta violencia son institucionales y constitucionales; y a ese nivel, hablar de democracia carece de sentido por completo." Ante una pregunta del público en relación a la descentralización del poder, Chomsky dijo: "No cabe duda de que un sistema de poder descentralizado y de asociación libre enfrentará el problema de la desigualdad. (...) Creo que se puede confiar más en la posibilidad de progreso sobre la base de esos instintos humanos que sobre la base de las instituciones de un poder centralizado, que casi de manera inevitable actuará en beneficio de sus grupos más poderosos."

Aquí un extracto del debate, en el que Chomsky define qué entiende por anarco-sindicalismo, y Foucault pasa a hablar de las relaciones de poder que configuran distintas instituciones, que en principio, deberían ser ajenas a él.


No hay comentarios: