miércoles, 2 de mayo de 2007

Machine Head - Burn My Eyes (1994)



1. Davidian (4:55)
2. Old (4:05)
3. A Thousand Lies (6:13)
4. None But My Own (6:14)
5. The Rage To Overcome (4:46)
6. Death Church (6:32)
7. A Nation On Fire (5:33)
8. Blood For Blood (3:40)
9. I'm Your God Now (5:50)
10. Real Eyes, Realize, Real Lies (2:45)
11. Block (4:59)

Todavía recuerdo mi primer contacto con éste disco. Yo sólo era un mocoso de 13 o 14 años (no lo recuerdo exactamente. Sólo que iba a 3º de la E.S.O.) que se tiraba todo el día escuchando una y otra vez sus discos de Metallica, y a veces, alguno de los segundones Megadeth. Por aquella época descubrí un programa de heavy metal que echaban en los 40 Principales los domingos a las doce de la noche. Una buena manera de conocer grupos, pensé, y empecé a seguirlo. Se llamaba Rock Star. La verdad es que no aguantaba mucho tiempo escuchándolo, pues casi siempre ponían bazofia power metalera o similar, y me acababa entrando el sueño (¡qué tiempos aquellos!). El caso es que al empezar cada emisión, el presentador solía escoger una canción clásica del metal y la presentaba a la audiencia como rememorando viejos tiempos. Un día la elegida fue Davidian. El impacto sobre mis oídos fue descomunal. Esos armónicos de guitarra afinada en Do y esa batería ultra-contundente eran algo totalmente novedoso para mí. La canción se desarrollaba y yo no daba crédito a lo que estaba oyendo: riffs pesados y efectivos, pero no exentos de técnica; líneas de bajo gruesas que daban mucho empaque al sonido y que se aliaban a la perfección con una batería demoledora que sacudía mis oídos con dobles bombos atronadores; una voz que casaba a la perfección con todos esos ingredientes. ¿Resultado? Al día siguiente, al salir de clase (por cierto, vaya gran puta mierda de serie) fui directo a comprarme Burn My Eyes. Desde entonces, este disco me ha acompañado en casi todos los momentos de mi vida. Así que tal vez no sea demasiado objetivo en ésta reseña. (De todas formas, yo nunca me fiaría de alguien que afirmase lo contrario.)

Para los que no conozcáis nada de la banda, os daré unos pocos datos. Machine Head lo formaron en 1992 Robb Flynn (vocalista, guitarra), Adam Duce (bajo), Logan Mader (guitarra) y Chris Kontos (batería). En 1994 editaron Burn My Eyes con Roadrunner Records. Si queréis más información sobre la ellos, pinchad aquí.

Pasando a materia, lo que vais a encontrar en este disco son 11 temas de Thrash-core, metal core, Thrash de los noventa, groove metal o como Dios quiera llamarlo. Un híbrido entre Slayer, Pantera y un cierto sonido hardcore, si lo queréis. El disco comienza con Davidian, tema del que ya os he hablado. Como dato anecdótico, os diré que la letra de la canción está basada en una matanza que sucedió en Waco, Texas, en el seno de una secta, los Davidianos (aquí tenéis más información por si os interesa). La siguiente canción es Old, otro punto álgido del disco. Comienza con una introducción en la que la batería, el bajo y la guitarra suministran la tensión musical necesaria para que una oscura voz en segundo plano recite un mensaje en plan apocalíptico. Tras esto, la banda va despachando una serie de riffes, todos ellos contundentes y pegadizos, que sirven de muro sobre el que se cimenta las palabras de Flynn. En este caso, una mordaz diatriba sobre el caldo de cultivo que generan todos esos reformadores morales que inundan la sociedad: predicadores, políticos, etc. Éste es el vídeo de la canción.



El disco prosigue con A Thousand Lies y None But My Own. La primera,un temazo en la onda de la Bay Area: Puro trash metal. La segunda, una de las canciones que casi nunca faltan en su repertorio en vivo. Seis minutos de música que van in crescendo para concluir en una atronadora muestra de puro hardcore embrutecido. The Rage To Overcome, una de las canciones, por lírica, más optimista del disco, es toda una exhibición de las virtudes de Chris Kontos a las baquetas. Además posee, el que para mi gusto es el mejor solo de guitarra del disco, firmado por Logan Mader.

El ecuador del disco llega con Death Church. Se trata de un medio tiempo con una atmósfera opresiva y agobiante (vamos, genial para salir de fiesta). A Nation On Fire es otro tema que sigue la estructura de None But My Own: De menos a más. El pelotazo adrenalítico del disco llega con Blood For Blood y la canción más intimista se presenta en el noveno track, I'm Your God Now.

Cierran el disco Real Eyes, Realize, Real Lies y Block. La primera es una sucesión de samplers sobre la criminalidad, la delincuencia, la corrupción, etc. en Estados Unidos, con acompañamiento musical angustiante. La segunda suele ser la elegida para cerrar sus conciertos, al grito de Fuck it All!

Resumiendo, uno de los mejores discos de metal, en general, de los 90. Imprescindible para todo seguidor del estilo.

Me quedo con: Davidian, Old, The Rage To Overcome, Block.
Si te gustan: Pantera, Slayer, Fear Factory, Sepultura, The Haunted.

Puntuación: 9,7/10

2 comentarios:

Gabico dijo...

"Atlético de Madrid 0 - Betis 0. No levantamos cabeza".
¿Te acuerdas? Siempre empezaba el programa así. La sintonía era cojonuda, ¿podía ser Burn de Deep Purple? No lo recuerdo. Y mira que lo escuchaba. La verdad es que si que ponían mucha basura metalera, pero de vez en cuando el tío acertaba y ¡empalmaba dos temazos seguidos!
Me gusta muchísimo la portada de este disco, junto con el Follow de Leader de KoRn son de las que más me gustan, yo es que soy muy maniático con esas cosas...
¡Podíamos hacer un post común con portadas de discos cojonudas! (Siempre que el disco sea bueno claro)

Ignatius Reilly dijo...

Joder es verdad. Aunque cuando yo lo escuchaba, lo normal era: "Atlético de Madrid 0 - Eibar..." xD.

Te tomo la palabra para lo de las portadas.