jueves, 16 de julio de 2009

Peace Sells (10)

Me ha costado, pero Dave Mustaine ha acabado por caerme bien. Siempre le tuve un poco de tiña porque fue aquel al que echaron de Metallica por ser un alcohólico pendenciero y por fundar una banda con un nombre muy cutre. Sí, sigo pensando que Megadeth es uno de los nombres más cutres de la historia de la música, pero, fíjate tú, ahora me caen bien los alcohólicos pendencieros.

La historia por la cual al pequeño Dave le echaron de Metallica es bastante conocida, al menos la versión oficial. Mustaine era un guitarrista increiblemente talentoso (lo sigue siendo y su creatividad está fuera de toda duda), pero su carácter cambiaba cuando su cuerpo entraba en contacto con el alcohol. Esa situación llegó a tal punto que finalmente su carácter no cambiaba; no conocía su estado normal. Bueno, esto es una exageración, pero todas las grandes historias se componen de pequeñas exageraciones. Dos de ellas están relacionadas con Ron McGovney, bajista por aquel entonces de los californianos. Un día Dave trajo a su perro al local, que no era sino una de las casas de Ron. Allí, el perro se subió al coche del bajista y, por lo visto, lo rayó. James pegó al perro, Dave Pegó a James, Ron pegó a Dave y la banda echó a este último después del altercado. Al día siguiente sería readmitido. Semanas más tarde, Dave volvería hacer de las suyas derramando una lata de cerveza sobre el bajo de Ron y, sin que éste lo supiera, al enchufar el bajo al amplificador, recibió una descarga eléctrica que lo dejaría conmocionado. Este sí sería el último incidente de Mustaine en Metallica. Después de esto fundó Megadeth o, más bien, MegaDave.



Peace Sells es el tema homónimo de su segundo disco Peace Sells... But Who's Buying? Claramente, es uno de los himnos del metal de los 80: macarra, sucio y transgresor. Con cierto aroma punk, las influencias de Motorhead son palpables. En cualquier caso, el estilo de Megadeth se refinaría en obras posteriores como el elaboradísimo Rust in Peace, el robusto Countdown to Extinction o el pop-sterior e inefable Risk. Pero en Peace Sells está la esencia y la mala hostia de los primeros años de Dave en la música. Una pequeña joya hecha de azufre y bilis.

3 comentarios:

Lorenzo dijo...

Nunca es tarde para (re)descubrir grupos legendarios como éste. Personalmente mi favorito es Rust in Peace, con Peace Sells y So Far... peleando por el segundo puesto. Killing is my business tiene algunos grandes momentos, aunque me cuesta escuchar el disco entero. ¡Ah! Y no descartes la era post-Risk, porque puedes encontrar alguna sorpresa entre esos discos que, si bien son claramente inferiores (por desgracia, creo que Mustaine componía mejor cuando estaba permanentemente borracho), aún tienen algo del toque mágico de Dave.

Con respecto al nombre, no seas demasiado duro. En realidad viene del término "megadeath", acuñado por un estratega norteamericano en los '50 para referirse a "un millón de muertes". Puedes buscarlo en la wikipedia.

Un saludo.

JOAKO dijo...

No he frecuentado mucho este grupo, a mi me gusta mas el "rock catartico" y soy mas de canciones que de grupos. Estoy de acuerdo con lo cutre del nombre, parece un nombre un poco preadolescente. Escuchando la canción vo porqué no me gustaba el grupo, ritmo machacón y rif también machacón, con un solo encima que pretende ser muuuu heavy, en fin no es mi estilo.
Estuve viendo a Metallica el día 13 en Madrid, es la tercera vez que les veia, la primera en el campo del Rayo hace por lo menos 15 años o mas. En esta ocasión el expectaculo era el mejor que he visto, con bateria giratoria, escenario en el centro del pabellón y muchas volutas de fuego (que para el calor que hacía en Madrid, imaginate) y mucho laser. Los hermanos calvos ya, el guitarra flaco y posturitas y el bajista parece un mono, por lo demás disfruté mucho de las canciones de siempre, pero creo que no volveré a verlos.
El día 30 veré a NIN, esos si que me apasionan, ya sabes "canciones catarticas".
bye

Ignatius Reilly dijo...

NIN son cojonudísimos