jueves, 9 de julio de 2009

Out of Bounds

Todo apuntaba a que Ignatius Reilly había muerto. Ahí estaba su ropa, al lado de la botella de absenta, en un punto inextenso de esa vidriosa playa. O bien se había consumido por efecto del intenso calor o bien sus huesos habían ido a parar al fondo del océano. Eso era pensar según los dictados del sentido común. Pero nadie de los allí presentes podía dar una explicación lógica de lo que allí había sucedido. Dicen que los entendidos lo llaman viaje iniciático, pero él dice que se equivocan. Out of Bounds, lo llama él.



2 comentarios:

Víctor dijo...

Me alegra ver que Ignatius sigue vivo, ahora sólo falta que algún día se deje ver para tomar una buena cerveza fría, muy fría...

JOAKO dijo...

¡No se le habrá derretido el cerebro!
La canción es un poco lenta y repetitiva, supongo que es aposta.
deja la absenta...o por lo menos mezclala con mas agua.